Athlon:

 

Parece que AMD sigue siempre el camino marcado por Intel, y en esta ocasión también se ha apuntado a cambiar los juegos de números por las palabras más o menos altisonantes.
Si Intel denominó Pentium al i586, AMD ha hecho lo propio con el K7.

Procesador AMD Athlon Pero no nos engañemos, marketing a un lado, la verdad es que este nuevo procesador tiene unas características técnicas que deberían posicionarle incluso por encima de los Pentium III de Intel, pero como siempre, este factor por sí solo no proporcionará a esta nueva plataforma la aceptación que AMD tanto necesita.

A pesar del éxito obtenido por AMD con su gama K6, Intel contratacó muy fuerte con sus nuevos Celeron de 128 Kb y su zócalo 370, y AMD necesita que el Athlon sea todo un éxito para dejar atrás los números rojos en los que está sumerjida.

Pero para ello necesita contar con el soporte de la indústria informática y acertar en el marketing, así como evitar los problemas de producción que tuvo con los K6. Por último y no menos importante, rezar para que Intel tarde lo máximo posible en reaccionar.

Empezaremos por decir que los nuevos modelos utilizan un nuevo zócalo totalmente incompatible con todo lo conocido hasta ahora en el mundo PC, aunque está basado en el EV6 de los Alpha de Digital, y su conector, conocido como SlotA, es idéntico físicamente al Slot1 de Intel.

Este bus trabaja a velocidades de 200 Mhz, en contra de los 100 de los modelos actuales, y están previstos modelos futuros a 400 Mhz.

La memoria de primer nivel cuenta con 128 KB (cuatro veces la de los Pentium III) y la L2 es programable , lo que permite adaptar la cantidad de caché a distintas necesidades, contando en un principio con 512 KB, pero estando previstos modelos con hasta 8 MB.

Los modelos iniciales trabajan a 500, 550 y 600 Mhz y siguen estando fabricados   con la tecnología actual de 0,25 micras.

Incorporan 22 millones de transistores.

Por supuesto soporta las instrucciones 3DNow.

Por fin la arquitectura soporta sistemas multiprocesador con los juegos de chipset adecuados, pudiéndose construir máquinas con hasta 8 micros o más.